Quebrantahuesos

Quebrantahuesos

lunes, 28 de mayo de 2012

El Sisón común/ The Little Bustard

El sisón ( Tetrax tetrax), es una pequeña avutarda que habita en buena parte de las estepas y tierras de cultivo de secano del interior peninsular. Recibe su nombre en castellano por el sonido que emiten en ocasiones al volar que recuerda a un silbido.

The Little Bustard ( Tetrax tetrax) is a beautiful bird that inhabit in many of the steppes and dry cultivations of the Iberian Peninsula interior. It´s spanish name “ sisón”  come from the sound that the bird give out while is flying , similar to a whistle.

Es un ave de plumaje muy críptico que suele pasar a menudo desapercibido fuera de época de celo.

Is a bird with a cryptic plumaje that use to go unnoticied out of mating season.




El sisón posé un sistema de emparejamiento de Lek disperso, los machos se concentran a finales de marzo en determinados sectores de exhibición donde compiten por atraer y aparearse con las hembras.

The mating sistem of the Little Bustard is base don dispersal lakes, the males gather late march in determinated display areas where compete for the females.

Durante este periodo los machos reclaman insistentemente y realizan saltos y aleteos, más habítuales estos últimos en las poblaciones orientales de la península que en las occidentales.

During this period, the males sing insistently and execute jumps and flap it´s wings.

Visualmente destaca la mancha oscura del cuello del macho, barrada por una línea blanca, sobre un plumaje parduzco en las partes superiores y blanquecino en las inferiores.

Visually enhance the black match on the neck of the males, crossed by a white bar, over a brown plumaje on the upper parts and white on the lower parts.

Los sisones ponen de 3-6 huevos en una somera depresión en el terreno. La hembra incuba los huevos unos 22 días de media.

The Little bustard has a clutch of 3-6 eggs placed in a not very deep hollow on the ground. The female incubate the eggs during a 22 days average.   



La alimentación del sisón es eminentemente vegetariana, dominada por brotes, hojas, semillas y frutos. Igualmente aprovechan otras fuentes de alimentación como insectos o lombrices que encuentran en los cultivos o en las zonas de pastos y barbecho circundantes.

The Little Bustard diet is base don vegetables, shoots, leafs and seeds . Equally it use other food such as insects or worms that hunt in the cultivation areas or in surrounding fields.

Las fotos que ilustran este texto están tomadas en la provincia de León, la época ideal para la observación y fotografía de estas hermosas aves son los meses de Abril y Mayo.

The pictures that ilustrate this document are taken in Leon Province, in north Spain, the best season for watch and photograph Little Bustards is during April and May.

martes, 15 de mayo de 2012

Disfrutando con las aves alpinas/Enjoying alpine birds in Picos de Europa

Aunque parezca increíble a la vista de estos últimos días de tanto calor, esta foto es de la semana pasada. Fue tomada en Picos de Europa al paso de una tormenta de nieve, que se presentó de repente como una nube negra que se tragó literalmente las montañas. Sin embargo, enseguida dio paso a un claro de sol, creando el curioso efecto que se puede ver en la imagen: una intensa nevada en el primer plano y un cielo soleado al fondo.  

Although it could seem incredible after some very hot days in Spain, this shot was taken the last week in Picos de Europa. It shows the strange contrast between the snow falling in the foreground and the sunny light of the background.
  

En las zonas altas de Picos todavía queda mucha nieve, pero la primavera llama a la puerta y las aves ya colonizan estas alturas.

The following picture was taken just after the storm and proves that much snow still remains in the high areas of Picos de Europa.


A lo largo del día vimos colirrojo tizón, collalba gris y bisbita alpino, junto a las especies que veníamos buscando: acentor alpino, chova piquigualda y gorrión alpino. De este último solo pudimos ver un par de bandos de cinco o seis ejemplares volando lejos y moviéndose por las laderas cubiertas de nieve. En cambio, las chovas y los acentores seleccionan los parches libres de nieve por lo que es más fácil aproximarse a ellos,...

Along the day, we saw Black Redstart, Wheatear and Water Pipit, side by side with the species we were looking for: Alpine Accentor, Alpine Chough and Snowfinch. We only manage to see a pair of small flocks of the late one, flying in the distance and moving over the snow-covered slopes. By the contrary, the Choughs and the Accentors prefered the grass and rocky patches, free of snow, so it was easier to get close to them...   


...aunque a ratos más bien parecían ser ellos los más interesados en acercarse a nosotros.

...although sometimes it seemed that they were more interested in coming close to us.


Aunque es habitual que tanto las chovas como los acentores muestren un comportamiento confiado en la alta montaña, en esta ocasión resultó sorprendentemente elocuente. Era una auténtica delicia sentarse y dejar que se acercaran a uno, con una mezcla de interés y curiosidad en su actitud que les llevaba a situarse a apenas 20-30 cm de nosotros. Superada la distancia mínima de enfoque, uno tenía que olvidarse de hacer fotos para recrearse en la belleza de estas aves a simple vista, sin óptica de por medio.

It is usual that both the Choughs and the Alpine Accentors show a confident attitude towards people in the high mountain, but not so much as this time. It was simply incredible to watch and feel the birds so close. You only had to sit and wait that the birds come close to you, with a mix of interest and curiosity on its look, stopping only at 20-30 cm of our hands and knees. Being closer than the minimum focus distance of the camera, you only can see and enjoy the birds without an optic in between.






Entre los acentores alpinos, nos llamó la atención la presencia de un macho, cuyo plumaje se diferenciaba del resto por la blancura contrastada y llamativa del babero, que en el resto de ejemplares observados, probablemente hembras, era claramente más apagado. También la banda negra del ala formada por las coberteras primarias era claramente más contrastada en el macho que en el resto. Estas diferencias nunca me habían resultado tan notorias, por lo que no sé si se pueden generalizar para distinguir sexos en esta especie al principio de la temporada de celo o es más bien una peculiaridad fenotípica de este individuo, al que corresponden las dos últimas imágenes de esta serie.

Between the Alpine Accentors, it took our attention the plumage of a male, with a bib much whiter than usual, and of course whiter than in the other birds around it. It also had a much contrasted black bar in the greater coverts. I have never appreciated these differences before, so I don´t know if they are a valid diagnostic feature between sexes or only a phenotipic peculiarity of this particular bird.
  





Texto y fotos: Luis Frechilla

lunes, 14 de mayo de 2012

Charrancitos en la Marisma del rio Odiel

Charrancitos, Chorlitejos patinegros, Correlimos comunes .. y mas gente que patea el limo en busca de un buen bocado. Los primeros siempre me ayudan, resulta fluido el trabajo de llevarlos al papel, quizás es tanto que los admiro, en sus formas, en su color, su elegancia .. y dejan estelas blancas sobre el cielo azul.

Little Terns, Kentish Plovers, Dunlins,... and more `people´ that move through the muds in search of a good item for food. The first ones always help me, as I find fluid the work to bring them to the paper. Perhaps it is because I admire them so much, in its forms, its colours, its elegance,... and they leave their white trail over the blue sky.

 Esto es lo que dio de si la tarde de ayer en las Marismas del rio Odiel.

This is what I did in the afternoon of yesterday in the Odiel river marshes.
Ver mas en/More to see in Avestrazos








viernes, 11 de mayo de 2012

Mochuelo común en Segovia

Este año hemos comenzado a trabajar en Segovia con el objetivo de instalar escondites para fotografiar determinadas especies de aves. Los técnicos están haciendo un buen trabajo y tanto esfuerzo está comenzando a dar sus frutos.





Especialmente satisfactorio ha sido el resultado con el mochuelo común que acude diariamente a los posaderos. Ayer pudimos observar cómo el macho ofrecía un pequeño ratón a la hembra, y todo parece indicar que van a empezar a criar en un hueco cercano. Sin duda, observar la evolución diaria de esta pareja está resultando muy satisfactorio, al tiempo que da lugar a situaciones o momentos de enorme interés fotográfico.

También los abejarucos acaban de llegar en masa a las colonias de cría y se disponen a preparar sus nidos, al igual que las abubillas para cuya fotografía disponemos de escondites habilitados.

Los comederos en esta época mantienen a un amplio abanico de visitantes, desde picogordos y rabilargos, a herrerillos capuchinos y trepadores azules, con la sorpresa añadida de una oropéndola que ha comenzado a rondar el sitio y baja de cuando en cuando.




Por ultimo disponemos de otros escondites para collalbas (gris y rubia) al que también entran fringílidos y aláudidos y que esperamos que vaya ganando adeptos a medida que avance la primavera y el ambiente se vuelva cada vez más seco.

Como os comentábamos no queríamos lanzar este producto hasta el próximo año pero está funcionando tan bien que tenemos ya varias fechas cubiertas. Por ello, si alguien tiene interés en hacer estas especies tan cerquita de Madrid puede informarse en info@wildwatchingspain.com

viernes, 4 de mayo de 2012

Historia de una familia de lobos

A pesar de llevar muchos años observando lobos en diversos rincones de la cordillera Cantábrica, en ninguna otra ocasión hemos mantenido un contacto tan directo y emocional con una familia de lobos ibéricos.

La épica lucha de dos adultos por sacar adelante su camada por encima de todas las dificultades y cuando parecía ya imposible, consiguió que un grupo de personas nos implicásemos activamente en su protección, observando con satisfacción como los cachorros lograban sobrevivir en su mayoría hasta finales del invierno, sin ser por desgracia conscientes del trágico destino que les esperaría poco después. 

Paisaje de Riaño

El territorio de este grupo familiar ocupa tres valles en la orilla sur del pantano de Riaño (León), dentro del Parque Regional de los Picos de Europa. El paisaje en este lugar esta dominado por la presencia de pastizales, matorral y bosques de robles, hayas y plantaciones de pino silvestre, en un sector con abundante presencia de corzo, jabalí y ciervo.

Durante varios años este grupo sobrevivió en estos parajes pasando relativamente desapercibido, a excepción de algunas observaciones nocturnas en la carretera y algunos rastros en veredas y collados. Esta familia lobuna fue observada ya en el año 2007 en varias ocasiones, contando al menos 6 animales adultos por aquel entonces, lo que delataba una buena estructura que aseguraba la completa funcionalidad de este grupo en aquel momento.


Paisaje de Riaño

Por desgracia, el territorio que ocupan estos animales sufre una intensa presión cinegética y en años sucesivos las bajas por este motivo se cebaron con estos lobos montanos, con abatimientos continuos en los valles de Pedrosa, Salio, Pando y Boca de Huergano, perdidas debilitaron seriamente el grupo familiar.

Ya en el año 2010, durante el mes de Julio, una joven loba fue abatida en las inmediaciones de Siero de la Reina por un funcionario de la Reserva de Caza, esta baja colocó a este grupo, ya muy disminuido, en una situación insostenible, con solo dos lobos adultos y seis cachorros en la lobera, instalada en un vallejo en las inmediaciones de una carretera comarcal.

Sin ser conscientes de este hecho, y durante un paseo matutino en los primeros días de Agosto, observo un animal correteando ansiosamente entre los pastos. Al principio pienso que es un zorro, pero al acercarme un poco más guiado por la curiosidad me cercioro de que es una pequeña loba de apenas dos meses se vida que no termina de atreverse a atravesar el arroyo para buscar cobijo en los brezales cercanos.

Cachorro perdido

Cachorro perdido

Dada la cercanía de la carretera y el tráfico de vehículos, me acerco y trato de obligarle a cruzar el río, con la esperanza de que simplemente se hubiera desorientado y la madre fuera capaz de encontrarlea al caer la noche. Tras cercarla contra un pequeño meandro del río, la agarro por el cuello y tras un intento de mordida, la libero al otro lado del arroyo. Al poco tiempo el cachorro se interna en unos cerrados piornales y la dejo tranquila con la esperanza de que la encuentren sus progenitores.

Con tristeza, a la mañana siguiente me entero de que la pequeña loba se adentró en un pueblo y fue atacada por un perro, causándole una factura en una pierna. Un vecino la recogió y la entregó a los agentes forestales que la trasladaron inmediatamente a un centro de recuperación donde lamentablemente terminó muriendo.

Días después, recibo la llamada de un buen amigo a primera hora de la mañana que me alerta de la presencia de más cachorros en unos prados de siega junto a la carretera y acudo apresuradamente al lugar, a media mañana y tras una prolongada espera observamos como un macho y una hembra adulta acuden a alimentar a los cachorros permaneciendo muy poco tiempo entre ellos y abandonándoles poco después de nuevo.


Adulto alimentando a los cinco cachorros

En días sucesivos continuando con las esperas observando repetidamente a los lobeznos y a sus dos progenitores sin detectar en momento alguno más individuos adultos en la zona.

Evidentemente la muerte de la joven loba obligó a los dos adultos restantes a centrar todos sus esfuerzos en intentar cazar lo suficiente como para sacar adelante los cinco cachorros supervivientes. El empeño contra la lógica de los padres por alimentar a los cachorros en tales circunstancias ponía en serio peligro su vida, llegando a entrar a cebarles en ocasiones a plena luz del día, a la vista de paseantes y conductores.

Adulto entrando a cebar a los cachorros a plena luz del día.

Los días fueron pasando y los cachorros iban  creciendo, realizando ya algún movimiento de entidad tras los padres en sus cacerías matutinas lo que hizo crecer la esperanza en su futuro.

Sin embargo la presencia de los jóvenes lobos, se hacía cada vez más evidente, la ausencia de un adulto que les educase y les mantuviese en un sector seguro propició que los jóvenes lobos cada vez se mostrasen más audaces, presentando un comportamiento poco asustadizo.

Una mañana, tras la detección de la camada por varios ganaderos, cruzamos los prados y nos adentramos en los piornos con el objetivo de intentar asustar a los jóvenes cachorros, dejando algunas prendas y calcetines en el lugar con la esperanza de que los adultos trasladasen a los jóvenes a un rincón más solitario.

Cachorro correteando a plena luz del día por prados de siega junto a la carretera

Lobezno deambulando a plena luz del día

Sin embargo no lo conseguimos y en días posteriores el grupo seguiría con su alocada rutina diaria como si nada hubiese ocurrido.

Tras pensarlo bien, ante la imposibilidad de vigilarles todo el día y el peligro que padecían, decidimos avisar a algunos agentes ambientales que finalmente deciden visitarles periódicamente.

En semanas posteriores, la observación del pequeño grupo congregó a decenas de personas cada fin de semana, disfrutando de los juegos y correrías de los lobeznos durante muchas horas al día.

La presencia de ganado en el valle y de dos mastines, era una fuente más de preocupación que se acrecentó días después cuando tras diversas esperan no detectamos animal alguno en los alrededores.

video

Tras ese momento iniciamos una intensa labor de prospección tratando de localizar de nuevo a los pequeños, buscando excrementos o huellas recientes que nos permitieran encontrar a la manada.

Una tarde, caminando por una vereda en lo alto del bosque justo en la separación entre dos valles, nos sentamos en una roca que servía de atalaya y esperamos el anochecer. En un momento dado comenzamos a reclamar a los jóvenes y tras unos segundos estos contestaron al unísono, pero sorprendentemente en otro valle y no donde nos afanábamos en buscarles durante los últimos dias. 

Cachorros a los 9 meses

Cachorros a los 9 meses de edad.

Al día siguiente, con evidente alegría acudimos a localizar a los jóvenes observando al anochecer la loba sentada en un hermoso prado al pié de un hayedo con 4 rollizos cachorros correteando a su alrededor. Al parecer, lo que no conseguimos nosotros con nuestros calcetines malolientes lo consiguieron los mastines del ganado que día tras día se afanaban en ladrar a los desaprensivos lobeznos cada vez que se dejaban ver.

Por desgracia, falta uno de los pequeños, pero la satisfacción por volver a verles es grande.

En aquel paraje, también expuesto pero menos frecuentado que el que ocupaban días atrás, los cachorros lograron sobrevivir hasta el invierno, alcanzando un tamaño similar al de sus progenitores pero presentando todavía un comportamiento poco cauto. Durante varias jornadas les vimos perseguir ciervos, jugar con tubex y corretear incansablemente  por la zona, hasta que un día comenzaron a desplazarse con los dos adultos de forma habitual y se incorporaron de lleno a la partida de caza, siendo observados en semanas posteriores alimentándose en las cercanías de un pinar de repoblación de los alrededores.

Con el tiempo, y tras tantas vicisitudes, la alegría por la supervivencia de estos magníficos animales se torno en decepción. 

Cachorro abatido el pasado invierno

Cachorro abatido el pasado invierno

En el mes de Febrero del 2011 dos cachorros son abatidos en las cercanías y otro animal más es herido aunque no cobrado. Un año después los dos jóvenes supervivientes son tiroteados muy cerca del lugar donde se criaron, uno de ellos resulta muerto.
 
No sabemos más de la hembra y el macho adulto y desde luego no llegaron a criar en la zona durante el pasado verano.

Esta historia de supervivencia y sacrificio hizo sin duda que valoráramos mucho más la presencia de este grupo familiar, la lucha extrema para sacar adelante su familia a pesar de las dificultades y la enorme facilidad que tiene el hombre para segar la vida de estos fascinantes animales sin remordimiento alguno.