Quebrantahuesos

Quebrantahuesos

lunes, 18 de junio de 2012

La primavera en macro 2º parte


En la fotografía la luz y el momento deben ponerse de acuerdo. Es por eso, por lo que una buena toma hace que los pelos se nos ericen.

Fotografiar plantas no es tan fácil como a priori podríamos pensar. Con la fotografía de plantas ocurre lo mismo que en cualquier disciplina de la fotografía. Cometemos el error de pesar que el modelo permanecerá siempre en el mismo sitio y el momento pasa a ser menos importante. No es cierto. Las peonias por ejemplo, florecen en una semana y debes esperar todo un año para ver ese juego de verdes cerosos, rosas surcados de venas y amarillos apelmazados. 

Las orquídeas por su parte nos dan un margen más amplio. Dominan el mes de mayo. Pero si las quieres en plenitud no debes descuidarte.

Además del momento temporal de la floración, están las luces. Fotografiar a media mañana te da una luz plana, yo particularmente busco las primeras horas del día y las ultimas. Las luces son más cálidas. Pero si me tengo que decantar por una de las dos elijo siempre el atardecer.

Para las plantas de nuevo me lanzo al barro. Compito con arañas, abejas, moscas y un sinfín de insectos que asustados por los destellos del flash y los brillos de la lente, deciden pasar de la flor a la que la robo parte de su fragancia multicolor, para inmortalizarla con el sensor de la cámara tan fielmente como puedo. Ninguna de las fotos las hacen justicia.

Aprovechar los momentos.

Miguel Pascual Sacristán.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada