Quebrantahuesos

Quebrantahuesos

martes, 17 de abril de 2012

Mirlo Capiblanco en la Cordillera Cantábrica


Muy similar en coloración, morfología y comportamiento al mirlo común, aunque los machos lucen una hermosa y llamativa media luna blanca en el pecho. En Iberia es una especie numerosa en sierras del sur peninsular durante la invernada, y un reproductor localizado en zonas de montaña del norte, con el grueso de su población nidificante en la cordillera pirenaica y un pequeño núcleo relicto en el Sistema Ibérico.

En la Cordillera Cantábrica su estatus es pobremente conocido, si bien se estima que puedan existir del orden de un centenar de parejas reproductoras. 

Macho de mirlo capiblanco en el Valle de Lechada

En el Parque Regional de Picos de Europa habita la subespecie torquatus. Se observa con frecuencia durante el paso migratorio de primavera, que tiene lugar desde finales de febrero-marzo hasta abril-mayo. En esta época se pueden ver pequeños bandos y ejemplares solitarios en vuelo sobre los collados y puertos de la cordillera o sedimentados en áreas de pastizal y monte bajo.  Las observaciones a partir del mes de mayo apuntan a aves que podrían reproducirse en la zona, y que incluyen ocasionalmente machos cantores.

 No obstante, las zonas de cría en la Cordillera Cantábrica y en nuestro sector se sitúan en cotas muy elevadas, en piornales y brezales intercalados con pastizales y próximos a roquedos entre 1700 y 2000 m, áreas que resultan muy complicadas de prospectar. Además, en sus territorios de cría, los capiblancos muestran un comportamiento muy esquivo y receloso, pasando la mayor parte del tiempo ocultos entre la vegetación. Todo esto contribuye a que los casos en los que se ha podido demostrar la reproducción en el Parque Regional sean por el momento muy escasos. En todo caso, se cree que la especie podría criar de forma más o menos estable en las montañas y valles altos de San Glorio, Naranco, Lechada, Coriscao y Gildar. Otro núcleo que concentra numerosas observaciones en época de cría es el entorno del puerto de Tarna y Las Señales. 

Macho de Capiblanco en Lechada

Macho de capiblanco en Lechada
 El ejemplar de la fotografía fue observado reclamando junto a una hembra en el cabecero del Valle de Lechada ( San Glorio) durante varias semanas consecutivas.

Nos llamó la atención la discrección de esta especie ya que puede pasarse horas en una pequeña mancha de piornos sin dar ninguna pista de su presencia en la zona.

En cuanto a la ecología comentar que ocuparon una mancha de Cytisus purgans que compartian con numerosas parejas de pechiazul.

La observación más interesante se produjo tras horas de espera en una pequeña mata de matorral a la orilla del rio de Lechada, cuando pudimos observar al mirlo al borde de los piornos, en un momento dado se puso a saltar y revolotear entre ellos. Esto evidentemente espantaba y movia a diferentes tipo de insectos que el ave cazaba tan pronto como se separaban de la protección de las escobas. Pudimos de esta manera observar la captura de varias polillas antes de que el ave volviera al interior del matorral.

Asimismo, existen observaciones de machos cantores en zonas altas de Puebla de Lillo, cerca del límite con el valle del Curueño.

En época invernal se ha citado su presencia en el sabinar de Crémenes.

2009
 
29 de marzo: 4 machos en un bando de zorzal charlo y común alimentándose en camperas en las cercanías de Crémenes (MHG, IRA).

10 de abril: dos ejemplares observados en una zona de pastizal alto en Soto de Sajambre (EA).


7 de mayo: un macho cantor en la ruta hacia Peña Prieta por encima del puerto de San Glorio, en el límite entre León y Cantabria (CNB).

17 de junio a 19 de julio: indicios de posible reproducción en terrenos de Portilla de la Reina; el 17 de junio se observan 1 macho y una hembra en un pastizal próximo al arroyo de Bobias en el cabecero de Lechada, a unos 1900 m de altitud; la hembra se esconde rápidamente en el matorral y no vuelve a ser vista, mientras que el macho se deja ver en otras dos ocasiones cantando desde lo alto de dos grandes rocas distantes entre sí. Este macho se observa en repetidas ocasiones hasta el 19 de julio, pero no se consigue confirmar la nidificación en la zona (IR, LFG).

8 de julio: dato de cría segura en la vertiente asturiana de la Sierra de Mongayo, Tarna (Caso); se observa un grupo familiar con pollos volanderos; también un macho algo apartado trepando hacia Mongayo (EGS).

19 de octubre: grupo de 20 aves en las faldas del Pico Gildar entre escobas y piornos (BC).

18 de noviembre: un ave observada en Fuente Torones, Posada de Valdeón, en un sector de matorral con gleras y pastizal (GIA).

2008:
15 de abril: un ejemplar en la cara sur del Susarón, en el límite entre un robledal y un canchal  a 1210 m s.n.m.; observado mientras se alimenta en el suelo, emitiendo reclamos (PC).

21 de junio: un macho cantando en área de brezal, observado también bebiendo agua en una riega próxima en las hoyas de Frañana, Valdeón, a 1750 m s.n.m. (JP).

2007:
Segunda quincena de mayo: dato de cría posible; un macho en el valle de Guspiada, en la zona alta, cerca de una charca; sale de un matorral agitando las alas y posándose muy cerca del observador (LA).

2004:
6 de abril: 3 ejemplares (1 macho y 2 hembras) observados en una zona de piornos y pastizales en la majada de Valdehigüende (Reyero); se localizan al levantar el vuelo del matorral emitiendo un reclamo totalmente diferente al del mirlo común, un tsrrrrrr algo agudo y chirriante (LFG).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada